Uno de los concretos más utilizados en la industria de la construcción es el hidráulico, el cual aporta gran rendimiento en las obras por sus características particulares. En realidad, es una mezcla de cemento tipo Portland, con agregados pétreos, arena, grava, agua y otros componentes especialmente adicionados conforme los requerimientos o especificaciones del proyecto.

El concreto hidráulico se caracteriza por su gran resistencia y rigidez, además de que no absorbe el agua. A diferencia del concreto convencional, el cual, después de cierto periodo a la intemperie, se empieza a cuartear, permitiendo filtraciones. El concreto hidráulico es ideal para proyectos de represas, estructuras que contienen líquidos, tanques de almacenamiento, etc.

Si bien, es un concreto que últimamente se utiliza para la construcción de autopistas, carreteras, calles y arterias viales en general, su resistencia característica lo hace requerir un mínimo de mantenimiento, además, resiste perfectamente derrames de combustible, aceites y otros líquidos corrosivos.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: ocsa_bajio@hotmail.com